viernes, 31 de julio de 2009

¡Gracias!

Sin a lugar a dudas, te siento aquí, has vuelto y finalmente el presagio se cumplió llenando mi vida de alegría; eres tu siempre tu, la de risa de niña, la de ojos de mar, aquella que sigue cautivando desde el primer día, mi ser a pesar del tiempo, a pesar de la distancia, a pesar de los obstáculos.

Hoy, en la soledad nocturna, siento un vacío en mi pecho que te llama y grita por tu existir, es por eso que dejo mis letras fluir por la vida, para que lleguen a ti anunciando al mundo este amor.

El tiempo sigue, ayer un día, hoy una vida llena de recuerdos, colores, aromas y sentimientos, que hacen de ti mi niña preciosa, el amor de mi vida.

Te Amo,

Chinito del Barrio

Compartime con otros