jueves, 14 de mayo de 2009

Tu Imagen

Sin música, ni melodías has llegado nuevamente de la peor manera; los sentimientos se agitan y te piensan con el vaivén del viento; sin duda alguna has logrado tocar lo más profundo de mis entrañas, cual nerviosismo inunda mi alma.

Esta vez con el miedo de tu mirar temo olvidarte y deseo tenerte presente como imagen fija e inmutable por el tiempo; solo así mantener vivos tus colores y risas de niña.

Tu cristalino azul intentó afianzarse a mi corazón de nuevo, pero la fría realidad cruda y sin piedad lo tomo para si, dejando un camino de ojos tristes cubiertos por un mar infinito.

Sabíamos que la aventura tenía su fin, pero jamás este. Los momentos, las miradas y complicidades serán testigos mudos de esta historia, que será plasmada por la eternidad bajo la influenza de un sentimiento puro.

Llegaste nuevamente y no como quería, mar infinitivo, ¿Por qué de nuevo?

Compartime con otros