martes, 19 de enero de 2010

Maraña

Esta noche es uno de esos momentos, en donde solo quiero estar con mi vida, mi alma y mi ser. Siento el misticismo del instante, su viento cual palabras dibujan en mi mente, una incógnita abriendo el acertijo de un porvenir.

Ahora solo siento y espero junto a ti, melodía; me miras con tus ojos de mar y sin palabra alguna inspiras en mi la paz, ternura y confianza que anhela mi ser.

Hoy, el tiempo, los baches y los recuerdos han aunado a esta aventura, páginas llenas de emociones y sentimientos gritando por ser escuchados.

Siento el peso nocturno, cenicienta esta a solo instantes, pero mis dedos no cesan, ellos continúan hablando, cual escape del alma; solo soy la noche, el tiempo y la espera, mientras mi pecho explota en una maraña y rugir de ideas, empujando borbollones a la vida.

Me dejo llevar por esto, se que solo serán instantes, los cuales en mi ironía disfruto, porque de todas las sensaciones del ser humano, esta en específico: libera, humaniza, pero sobretodo, limpia el alma.

1 comentario:

Joha dijo...

Me gusta. El estado interior lo reflejas maravillosamente. Saludos. :)

Compartime con otros